jueves, 3 de mayo de 2007

EROTISMO


Canto para Adán



He bajado al inframundo

Contraigo mis paredes
en un intercambio incandescente
como aquel de nuestro génesis
sin arrepentimientos ni moralidades

Asesto en tu pubis.
Socavo tu pudor.
Succiono tu potencia mortal.
Soy presa y libertaria,
vibración y gemido
de una complicidad infame
en el paraíso...

He bajado al inframundo

Y me he hecho tu mujer,
irremediablemente,
de carne y hueso.






Perfume de Libro Inconcluso




Por las noches aspiro el aroma de tus manos en la tinta,
sobre las hojas blancas, tu fuero. Pienso:
Todo vos sos un derrame jugoso y sustantivo...
La copula no es para mí más vergonzosa que la muerte
Después de vivirte cualquiera resulta pequeño.
¿Dónde estoy?
El aire me recuerda:
-en la esquina de tu propio abismo.

Soy rabia que demuele
lo que no te contiene ni te llama.





No hay comentarios: